Viernes, 24 de Marzo de 2017
5:11:04am

      
foto1 (2)
foto2

Clima y Relieve

 

El departamento de Santo Tomé se divide en cinco áreas claramente identificables, que marcan la transición entre el paisaje misionero hacia el noreste y el típico paisaje correntino de pastizales y esteros hacia el sudoeste.

 
La ciudad de Gobernador Virasoro se encuentra en el centro de la zona denominada de las Lomas, el paisaje mas elevado del departamento, dominado por la isohipsa de 100 metros, sobre la cual coincide el trazado de la ruta Nacional 14, y que a su vez hace de eje vertebrador del relieve, dividiendo las aguas de los afluentes del río Aguapey hacia el oeste y los del río Uruguay hacia el este. El Geógrafo Dr. Juan José Nágera, por su parte, estableció las alturas de las tres ciudades vecinas: Virasoro, Apóstoles y Santo Tomé en 126, 108 y 73 msnm respectivamente, mientras que Posadas, sobre el Paraná alcanza a 81 msnm (Nágera, Atlas de la República Argentina, 1926).

La región donde se emplaza Gobernador Virasoro ha formado parte del valle de inundación del antiguo cauce del río Paraná, el cual en la antigüedad desembocaba en el río Uruguay a través de lo que hoy es el río Aguapey, progresivamente fue "migrando" hacia el oeste hasta que finalmente se emplazó en su actual curso. Durante este desplazamiento, el río depositó distintas capas de sedimentos arenosos en su valle de inundación, que luego fueron socavados como un delta. Al ubicarse el río Paraná en su cauce actual y ser cubiertas por la vegetación, las islas de este antiguo delta son actualmente las lomadas con bosques constituido por especies de la Selva Paranaense, como timbó, lapacho, cañafístola y laureles; palmares de yatay y un sotobosque de árboles y arbustos menores.

Estas lomadas de tierra colorada (ultisoles) cubiertas con pastizales y vegetación herbácea, presentan relictos aislados de bosques naturales que son denominados localmente "mogotes" o "capones".

En ellos abundan los monos aulladores (carayás), zorros, venados y en los bajos, arroyos y bañados, los carpinchos y yacarés. Debe recordarse que algunas de las especies que habitan estos ecosistemas se encuentran bajo la protección de la Convención CITES de especies amenazadas.  

Tal es el caso del carayá negro y el carayá rojizo que se encuentran en el Apéndice II de la Convención, que incluye: “a) todas las especies que, si bien en la actualidad no se encuentran necesariamente en peligro de extinción, podrían llegar a esa situación a menos que el comercio en especímenes de dichas especies esté sujeto a una reglamentación estricta; y b) aquellas otras especies no afectadas por el comercio, que también deberán sujetarse a reglamentación con el fin de permitir un eficaz control del comercio en las especies a que se refiere el subpárrafo (a) del presente párrafo.”

Por otra parte el venado de las pampas, se incluye en el Apéndice I de la Convención, el cual “incluye todas las especies en peligro de extinción que son o pueden ser afectadas por el comercio.”

El venado está adaptado para la vida en campo abierto, en pastizales y sabanas ligeramente arboladas, eludiendo el interior de los bosques densos. Por ello su hábitat se corresponde genéricamente con la gran región pampeana, aunque antiguamente la excedió, habitando zonas esteparias cercanas al contrafuerte andino (en Mendoza y San Juan), o en las "pampas" o abras de la región chaqueña (provincias del Chaco, Formosa y Salta). En la actualidad su área de distribución en Argentina se restringe a tres sitios conocidos: (1) una angosta franja que ocupa la mitad sur de la Bahía Samborombón en la provincia de Buenos Aires (entre la costa del Río de la Plata y la Ruta Provincial Nº 11, donde habita pastizales densos entre riachos de marea, cangrejales y montes de tala. (2) Un área de aproximadamente trescientas mil hectáreas en el centro de San Luis, donde vive en uno de los últimos verdaderos relictos de pastizal pampeano semi¬xerófilo original y, (3) una pequeña porción de pastizales de inundación ("malezales") ubicada entre el río Aguapey y los esteros del Iberá, en la provincia de Corrientes. Una cuarta población podría haberse extinguido recientemente en el norte de la provincia de Santa Fe (Bajos Submeridionales)1.

La tercera área mencionada de distribución del venado de las pampas, declarado Monumento Natural en la Provincia de Corrientes, se encuentra al oeste de Gobernador Virasoro.

El escurrimiento en cada caso tiene sus características particulares. Hacia el oeste las pendientes son más suaves y el escurrimiento es en forma laminar hacia áreas inundables y de bañados con pastizales que retienen el agua de lluvia, retardando su derramamiento en el cauce del Aguapey. Hacia el este las pendientes son mas pronunciadas y el escurrimiento de las aguas es mas definido y más rápido. Los estrechos valles en “v” captan las aguas de los torrentes y las vuelcan en los arroyos que desaguan en los afluentes del Uruguay. Esta característica hace que se aceleren los procesos de erosión hídrica y debe ser tenida en cuenta en los trabajos agrícolas de movimientos de tierra ya que fomenta la aparición de cárcavas y lomos de elefante que dejan al descubierto la roca madre de basalto subyacente.

Los topes de lomas son los lugares elegidos para los asentamientos de cascos de estancia, siguiendo la costumbre jesuítica. En los bajos entre lomas el terreno se torna arcilloso (molisoles) con tierra oscura popularmente llamada “ñaú” cubierta por pajonales y generalmente anegada y no apta para la agricultura.

Desde los primeros años del siglo XX la tradicional actividad ganadera fue complementada con el cultivo de la yerba mate, luego el té y el citrus. En los últimos treinta años y con mas aceleración en los últimos diez, la actividad forestal ha adquirido una gran importancia y el típico paisaje de lomas y pastizales fue dando lugar a grandes extensiones forestadas con pino y eucaliptus. Este hecho no solamente significa un cambio en el paisaje geográfico, también tiene un gran impacto económico y social, sobre el que se volverá al tratar el Capítulo de Aspectos Ambientales.

 

 

CLIMA

El clima de la región donde se emplaza la ciudad de Virasoro puede calificarse de subtropical húmedo, según el sistema de Thornthwaite, y como tipo Cfa2, también llamado subtropical o virginiano, según Koeppen.

Las lluvias son abundantes, con un promedio anual de precipitaciones de 1923 mm en los últimos diez años, coincidiendo los años de mayores precipitaciones (2400mm) con la ocurrencia del fenómeno conocido como de El Niño.

Los meses de más lluvia son los de abril y octubre y los períodos secos, enero y agosto. En el verano generalmente se presentan fuertes chaparrones aislados, notándose grandes diferencias entre un lugar y otro. En el invierno las lluvias son más suaves y constantes.

La temperatura media anual es de 21,5º, registrándose temperaturas máximas absolutas promedio en el mes de enero de 37,2º y  mínimas absolutas promedio en el mes de julio de 0,9º.

Se registran heladas meteorológicas (>= 0º) en los meses de junio, julio y agosto, siendo julio el mes de mas cantidad de días de heladas con un promedio de 3,5 días en el mes.

Los vientos predominantes son del sudeste con una velocidad media de 11km/h. En la primavera se registran los mayores registros, predominando los vientos del norte que aportan una gran masa de aire cálido proveniente del centro ciclónico ubicado en el Chaco paraguayo. Generalmente son ciclos de 2 a 3 días y luego ingresa un frente frío del sur - suroeste con lluvias y tormentas. Las velocidades máximas se registran en el mes de septiembre con una velocidad  máxima promedio de 39,6 km/h.

Fuente: Centro Meteorológico del Instituto Agrotécnico Víctor Navajas Centeno.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Bonus William Hill
Bonus Ladbrokes
Dirección: Av Lavalle 2505 - Tel.: (03756) 481619 / 482933 - Gdor. Ing. Valentín Virasoro, Corrientes, Argentina - C.P.: 3342
Construido con HTML5 y CSS3 - Copyright © 2014 Municipalidad de Virasoro
Premium Templates